La base de la pirámide

Un pequeño aporte a la lucha contra la violencia hacia la mujer que el 25N pretende visibilizar.

Veamos una serie de situaciones reales que tenemos interiorizadas como habituales y de las que se suele invisibilizar su carácter violento contra la mujer:

  • Una enfermera en la sala de partos, al ver la vulva de la recién nacida: «¿Quiere que le haga los agujeros?» Perforar los lóbulos de las orejas de una niña al nacer y ponerle unos pendientes es violencia.
  • Estirparle el clítoris, coserle los labios… a una niña es una violencia que les ocurre por haber nacido con vulva y pertenecer a la mitad de la humanidd. Es uno de los horrores más visibles que siguen sufriendo millones de niñas al año en el mundo. M I L L O N E S.
  • Una niña de tercero de primaria: «Mamá, los niños nos levantan la falda en el patio» No son juegos infantiles: es la reproducción de una sociedad machista; es violencia. Si en el colegio distinguen uniformes diferentes para las niñas y para los niños, forman parte del problema.
  • La mayoría de la cuentísitica tradicional europea recogica por Perrault o los hermanos Grimm son preparación para la violecia que en el siglo XX el emporio Disney se encargó de perpetuar.
  • La división en todas (T O D A S) las tiendas, pequeñas, medianas, grandes superficies… dedicadas al público infantil de los juguetes en dos secciones destinadas a los dos sexos nos preparan desde bien pequeñas para ponérselo fácil a la violencia machista.
  • Una alumna de 1º de ESO: «Profe, este niño está todo el día tocándonos el culo». No es una broma, no tiene gracia, no son tan pequeños: es violencia.
  • Millones de niñas se ven obligadas a casarse con hombres que pueden tener veinte, treinta, cincuenta… años más que ellas. Muchas mueren en los partos.
  • Una niña de quince años: «El profesor de Educación Física nos pone por parejas a hacer un ejercicio y a mí me ha tocado con un chico que me me toca más allá de donde debería». Doble violencia: la del chico y la del profesor.
  • Que un adolescente se asome al baño de chicas para mirar por encima de la puerta o a la ventana del vestuario de las chicas del gimnasio es violencia.
  • Una chica en la veintena un sábado por la noche: «El otro día estaba haciendo equilibrios, mientras meaba, en el baño del bar **** para no tocar aquella taza.. cuando el gilipollas de ***** empujó hasta abrir la puerta y dejarme expuesta ante todos sus amigos». No es ninguna broma graciosa de un grupo de borrrachos. Es violencia. Los tocamientos en los bares, discotecas mientras bailamos, estamos, nos reímos… son violencia.
  • Un chico a su novia que tiene un problema en el ordenador, el móvil o algún dispositivo: «Si me das la clave, miro yo si tienes un virus, que de esto controlo». Lo único que controla y quiere controlar es a su pareja.
  • Cuando una mujer acude al servicio de ginecología y no puede elegir que le atienda una mujer, es violencia. Que se la trate de manera infantil y se le haga daño en la consulta es violencia.
  • Un novio que, por circunstancias concretas, no vive en el mismo lugar que su pareja: «Si es verdad que me quieres tanto como dices, no entiendo por qué no estás nunca en casa cuando quiero hablar contigo para que tengamos algo de intimidad». Hablar con él todos los días, que mande mensajes continuamente, que se haga omnipresente en la vida de ella no son muestras de amor, es violencia.
  • Un grupo de jóvenes: «Ayer entré en Porno*** [la mayor plataforma de internet] desde el ordenador de mi padre, vaya nivel!!!». La pornografía es la versión filmada de la prostitución. La prostitución es el blaqueo moral de la violación más atroz.Es violación filmada como parte importante de la educación sexual de generaciones.
  • La coerción que hace que las niñas musulmanas se velen en las distintas formas que existen es violencia.
  • Una madre a su hija que ha dejado a su novio porque practicaba sexo continuamente con otras mujeres: «Hija, qué antigua eres» , «No aguantas nada, los hombres son así, ya se sabe, pero a ti es a la que quiere de verdad». La poligamia es una violencia que se muestra de diversas formas: en forma tradicional y bendecida por los ritos, como ocurre en algunos países teocráticos o en forma posmoderna como con el famoso “poliamor”. Es exactamente lo mismo.: el sometimiento por parte de un varón a varias mujeres. Se puede maquillar con mil moderneces, pero, mientras vivamos en un patrarcado es y será violencia machista .
  • Que un juez vea jolgorio en una grabación de una violación grupal es violencia judicial.
  • Que un hombre haga que su pareja deje de fiarse de sus percepciones negando siempre la realidad, es violencia luz de gas
  • Que no se reconozcan síntomas de enfermedades que solo tienen las mujeres es violencia sanitaria.

Además de todo lo descrito, que se aprueben o propongan leyes que nos borran a las mujeres, que preteneden convertir algunas de las violencias aquí descritas en algo natural y desable y que suponen un retroceso a los avances conseguidos en igualdad en las últimas décadas… es violencia gubernamental ejercida por quien debía protegernos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s